¡Nos estamos preparando para el simposio mundial de uva de mesa 2020!

Conversamos con Trini Díaz, directora técnica de la empresa productora y exportadora de uva de mesa MOYCA GRAPES S.L de Murcia, España, quien estará presente con una imperdible exposición en este evento de alto impacto para nuestro rubro, el cual se realizará gracias a un trabajo en conjunto de Uvanova, PUC e INIA.

Experiencia española en variedades y comercio

Díaz está involucrada en la producción de uva de mesa de MOYCA desde el año 2002 y nos cuenta que su primer trabajo fue hace unos años, recién terminado sus estudios en la Universidad Politécnica de Murcia en un proyecto relacionado con la Protección Integrada de uva de mesa en la zona sur de la región. Ahí conoció a quienes  hoy en día son los directivos de su empresa y comenzó con esta aventura que le ha permitido conectarse con el negocio en toda su envergadura.

Y es esa experiencia de años que la ha convertido hoy en una experta en el tema. Por eso compartir con los asistentes del simposio y otros expertos del área es un gran desafío para su carrera . «Gracias a este trabajo, he tenido la oportunidad de viajar por las principales zonas productoras de uva de mesa de todo el mundo y conocer a infinidad de asesores, técnicos de empresas, productores y exportadores entre los que se encuentran mis queridos amigos chilenos y a los que tanto cariño les tengo. Pero… que no se me enrabien el resto, que también les quiero», comenta Díaz.

Actualmente trabaja rodeada de un equipo de jóvenes dedicados a producir distintas variedades de uva de mesa de la empresa y proporcionar la base del comercio de esta industria a la compañía.

Como Uvanova quisimos conocer un poco más de su historia, experiencia y expectativas frente a este próximo simposio, donde  la uva de mesa será la protagonista y vendrán los mayores expertos del rubro (científicos, productores y exportadores de todo el mundo).

  • Trini: ¿Cómo es el escenario actual de la uva de mesa en España?

En España en los últimos 30 años se produjo un cambio paulatino de las variedades con semilla tradicionales de uva de mesa hacia las variedades sin semilla (ó seedless). No se extendió en gran cantidad el cultivo de Thompson o de Flame Seedless, como pasó en Chile, las variedades sin semilla que realmente se extendieron fueron Sugraone en primer lugar, seguida de un poco de extensión de Flame S. y Thomson S, (cantidad insignificativa), y hacia el año 2000 las variedades Crimson S., Autumn Royal y Princess. Con éstas últimas hubo una revolución de cambios de técnicas de cultivo: uso de reguladores de crecimiento, anillado, podas de racimo, uso de coberturas con malla y plástico, etc. hecho que ocasionó un importante incremento en el mercado de exportación a países nuevos y en un comienzo hacia la innovación en cuanto a nuevas variedades se refiere.

El escenario actual es que en los últimos 10 años ha habido una explosión de nuevas variedades de los diferentes programas de mejora, con lo que el abanico de oferta varietal al mercado ha aumentado espectacularmente, pasando a poder ofrecer al consumidor una cifra de 40-50 variedades diferentes, todas sin semilla, dentro del período que abarca principalmente los meses de junio-noviembre.

Entre los desafíos a los que nos enfrentamos a día de hoy, se encuentran optimizar las técnicas de cultivo para cada una de las nuevas variedades que se van plantando; ofrecer uvas de calidad a un mercado europeo cada vez más exigente, sobre todo en menor cantidad de residuos fitosanitarios; disminuir costes productivos y menor requerimiento en mano de obra y mejorar la condición de la fruta y así aprovechar los últimos acuerdos internacionales para expandir el mercado a otros países consumidores y de largo viaje.

Como principal punto a favor contamos con la cercanía de nuestro principal consumidor: el mercado europeo.

  • ¿Con qué nuevas variedades has trabajado y cuáles son tus apreciaciones?

Como he dicho anteriormente, en los últimos 10 años se han introducido un gran número de variedades de los diferentes Programas de Mejora que desarrollan las empresas SNFL, IFG, SUNWORLD, ITUM, ARRA, INIA Chile, ARO VOLCANI, LOMBARDI G., etc…entre otras. Hasta el punto de contar con un catálogo de unas 50 variedades en producción.

En general las características comunes de todas las nuevas variedades son su alta productividad, buen calibre de bayas, menor problemática de obtención de color en variedades rojas (característica importante en nuestras cálidas condiciones climáticas), así como un mayor abanico de diferentes colores y sabores. Y algo muy importante que nos aporta todo su conjunto, como es el de poder alargar el calendario de producción y ofrecer, durante los seis principales meses de cosecha, toda la gama de variedades rojas, blancas y negras que desea disponer el consumidor.

Cada variedad tiene su particular peculiaridad en cuanto a manejo y producción, y determinados problemas que nos obligan a ajustar las técnicas de cultivo a cada una de ellas. A día de hoy, las empresas productoras de variedades establecen unos protocolos de cultivo generales para cada variedad, pero la realidad a la que nos enfrentamos es tener que reajustar particularmente los manejos de cultivo en función de las condiciones particulares de cada zona.

  • ¿Dónde se está enfocando la industria española en la producción de uva de mesa?

Desde el punto de vista geográfico, la uva de mesa de calidad exportable está muy concentrada en la región de Murcia, pero en los últimos años se ha expandido un poco a otras regiones como Alicante, Andalucía, Aragón o Extremadura. Desde el punto de vista técnico y comercial la industria española ha ido evolucionando de acuerdo a la oferta varietal y a las exigencias del consumidor, cada vez más exigente en calidad gustativa y en política de residuos fitosanitarios. Las técnicas de cultivo han ido evolucionando para producir uvas de mayor calidad, mayor postcosecha y con menores residuos fitosanitarios.

  • ¿Existen casos de producción sustentable? ¿Cómo es la relación con el medio ambiente al momento de la producción?

En los últimos años algunas empresas han empezado a producir uva orgánica, o ecológica como denominamos aquí, incluso Biodinámica, para abastecer a un mercado cada vez más numeroso de este tipo de producto. Hemos visto que en nuestro caso se puede conseguir, pero se trata de un tipo de cultivo más exigente en varios aspectos y requiere de mayor atención y más costo que el convencional. El uso de todas las herramientas preventivas disponibles es crucial. Para la expansión de este tipo de cultivo la investigación es muy importante, tanto para la obtención de nuevas variedades resistentes o tolerantes a plagas y enfermedades, como para la obtención de nuevos productos biológicos autorizados que ayuden el manejo de la producción, y para el uso de técnicas de control biológico y biotecnológico. Será el mercado y el consumidor final el factor clave para expandir este tipo de cultivo.

  • ¿Dónde va orientada la fruta de exportación de España y cómo definirías a ese consumidor?

La mayor parte de la uva de exportación de España se dirige al mercado europeo que es cada vez más exigente en calidad gustativa, en precios, en sanidad y en una exigente política de residuos fitosanitarios. La introducción de nuevas variedades de mayor calidad, de menor costo, así como el uso de técnicas de producción sostenible es determinante para mantener y mejorar este mercado y ajustarse a las demandas del consumidor.

  • En Chile atravesamos una fuerte sequía, ¿Cómo ustedes han enfrentado esos períodos?

La Región de Murcia es una región española deficitaria en agua. Tenemos un trasvase de agua del río Tajo al río Segura que se inauguró en 1979 y que hasta ahora ha permitido más o menos solventar ese déficit de agua. Sin embargo, en años de sequía hay restricciones de este agua y algunas empresas en algunos años han tenido escasez de recursos hídricos. El 100 % de los regadíos se riegan por sistema de goteo.

En primer lugar, en años de escasez las empresas han tenido que reducir cosechas dejando menos material en la poda, y por consiguiente, menos producción; reducir abonos nitrogenados;  adelantar la colocación de coberturas con plásticos para reducir demanda hídrica en todo el período; ejecutar técnicas para adelantar al máximo las fechas de recolección y por consiguiente reducir las necesidades anuales de agua, y extender el uso de monitorización del agua en el suelo mediante sensores que generen información “on line” para un uso eficiente del agua de riego y se pueda ajustar la disponibilidad a los momentos clave del cultivo.  En la Región de Murcia, la construcción de desaladoras también ha servido para proporcionar agua, que aunque a precios muy elevados, pueden resolver algún problema ocasional de escasez de agua. En este sentido existen proyectos para la conducción de este tipo de agua a zonas que la puedan requerir ocasionalmente.

  • ¿Qué opinión tienes sobre la uva de mesa chilena y qué te motiva a participar del Simposio Mundial en nuestro país?

En España siempre hemos mirado a Chile como una referencia en uva de mesa. En primer lugar, porque Chile, frente a España, cuenta con una gran e importantísima industria de exportación de uva de mesa, hecho que es traducido en una gran extensión de cultivo, en una alta industria implicada, en estudios universitarios especializados, en conocimiento agronómico, técnico y en manejo de postcosecha más elevado al que podemos hallar en nuestra pequeña zona.

En segundo lugar, porque mientras aquí seguíamos cultivando las uvas tradicionales con semilla, en Chile se cultivaban grandes superficies de las variedades Thompson y Flame seedless, haciendo uso de todas las técnicas de fitorreguladores, poda de racimos, manejos al cultivo, etc.

En tercer lugar, por el manejo de postcosecha que forzosamente Chile ha tenido que desarrollar para exportar prácticamente toda su producción a zonas lejanas, mientras que esas técnicas en España están mucho más retrasadas, debido a que, como he dicho anteriormente, nuestro principal mercado, que es Europa, está muy cerca.

Procuro ir a todos los Simposiums de uva de mesa, ya que como profesional de este cultivo me interesa estar al día de todos los avances científicos sobre este cultivo. En esta ocasión, cabe añadir que he sido invitada por el Comité Organizador del Simposium para dar una charla sobre la uva de mesa en España y para mí será un placer colaborar.

  • ¿Cuáles son tus expectativas del próximo Simposio?

Vengo participando de todos los Simposiums, desde el celebrado en Davis, California. No solo para conocer los avances científicos en las diferentes áreas de este cultivo, sino también porque es una ocasión de encuentro con colegas de todo el mundo en donde podemos intercambiar experiencias y estrechar más nuestras relaciones.

Según he visto en el programa que se ha adelantado, el contenido es muy variado y hay un gran número de ponencias interesantes. Espero será de alta calidad.

  • ¿Conoces Uvanova? ¿Qué te parece o cuál es tu acercamiento con esta asociación?

Antes que a “Uvanova” conozco a la mayoría de sus miembros desde hace ya bastante años, y con la mayoría de ellos tengo una buena amistad. La constitución de esta asociación me parece una idea maravillosa. Con frecuencia entro en su Web y veo las informaciones, artículos, charlas etc. que divulgan y las veo muy interesantes y de gran valor por compartir esa gran información para todos los que estamos interesados en este cultivo.

•Por último… ¿Qué mensaje les darías a los productores chilenos?

A los productores chilenos de uva de mesa les daría un mensaje de optimismo. En ésta como en cualquier otra actividad tenemos que enfrentarnos a los problemas y a los desafíos con innovación. Tenemos que adaptarnos rápidamente a los cambios. Y hacer uso de variedades y de técnicas que sean capaces de abaratar costes de producción y de ofrecer productos más apetecibles para el consumidor y que permitan ofrecer producto en ventanas comerciales interesantes.

En cuanto al principal problema actual con el que se enfrentan algunas zonas en Chile de escasez de agua para riego, diría dos cosas: una, el estudio y la técnica con los medios disponibles para hacer un uso más controlado del agua de riego y por tanto posibilidad de obtener producciones con menor gasto en m3/ha, que seguro se estará haciendo en estos momentos, y dos, que sea el momento de valorar en hacer infraestructuras hidráulicas que permitan llevar agua de las zonas excedentarias a las deficitarias, o construcción de desaladoras,  para resolver el problema de escasez de agua en periodos prolongados de sequía.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Camila Cruz
Cargue Más En Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

MBL FARM: Protección de cultivos comprometidos con el medioambiente y la rentabilidad

La pandemia nos invita a ser más conscientes con nuestro entorno y amables con el medio am…